En cada embarazo, las mujeres tienen del 3 al 5 por ciento de probabilidad de tener un bebé con malformaciones congénitas. Esto es conocido como su riesgo imprevisible. Esta hoja habla sobre si exponerse a la morfina podría aumentar el riesgo de malformaciones congénitas más allá del riesgo imprevisible. Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de salud.

¿Qué es la morfina?

La morfina pertenece a un grupo de medicamentos llamados opioides. Los opioides a veces se llaman narcóticos. La morfina es utilizada con más frecuencia para tratar el dolor. Puede ser administrada por vía oral o inyección.

Estoy tomando la morfina, pero me gustaría dejar de tomarla antes de quedar embarazada. ¿Cuánto tiempo se queda el medicamento en mi cuerpo?

Hable con su proveedor de salud antes de realizar cambios en sus medicamentos. Las personas se deshacen de los medicamentos de sus cuerpos a diferentes velocidades. En adultos saludables que no están embarazadas, usualmente le toma hasta un día (24 horas) que la mayor parte de la morfina haya desaparecido del cuerpo.

¿Tomando la morfina lo hará más difícil embarazarme?

La metadona no ha sido estudiada en mujeres para ver si el uso de metadona podría hacerlo más difícil embarazarse.

Me acabo de enterar de que estoy embarazada. ¿Debo dejar de tomar mi prescripción de morfina?

No. Si ha estado tomando la morfina regularmente, no debe suspenderla repentinamente (también llamado “de golpe”). Suspendiendo un medicamento opioide repentinamente podría causarle abstinencia. Más investigación es necesitada para saber cómo podría afectar un embarazo al enfrentar la abstinencia. Hable con su proveedor de salud sobre los riesgos y beneficios de continuar o suspender su medicamento. Cualquier reducción en su morfina necesita ser hecha gradualmente, y bajo la dirección de su proveedor de salud.

¿Tomando la morfina puede aumentar las probabilidades de aborto espontáneo?

No hay estudios publicados que analicen si la morfina aumenta las probabilidades de aborto espontáneo. Esto no significa que hay una mayor posibilidad o que no lo hay, solo significa que esta pregunta no ha sido respondida.

¿Tomando la morfina puede aumentar las probabilidades de tener un bebé con una malformación congénita?

No todos los medicamentos opioides han sido estudiados por sí solos; por lo tanto, no sabemos si la morfina aumenta la probabilidad de malformaciones congénitas o no. Algunos estudios sugieren que los opioides podrían estar asociados con malformaciones congénitas. Sin embargo, los estudios no han encontrado un patrón específico de malformaciones congénitas causadas ​por opioides. Al analizar los estudios sobre todos los opioides, es poco probable que existan mayores posibilidades de malformaciones congénitas cuando se usa la morfina según lo prescrito por su proveedor de salud.

¿Tomando la morfina en el segundo o tercer trimestre podría causar otras complicaciones del embarazo?

Posiblemente. No hay estudios específicos sobre esto para la morfina. Sin embargo, los estudios que incluyeron mujeres que usaban otros opioides de manera regular durante el embarazo han encontrado un aumento de posibilidad de complicaciones durante el embarazo, incluido un crecimiento deficiente del bebé, mortinato, parto prematuro y la necesidad de cesárea. Estos problemas son más comúnmente reportados en mujeres que toman heroína o que están usando en dosis más grandes analgésicos prescritos o durante más tiempo del recomendado por su proveedor de salud. El uso de un opioide cerca del momento del parto puede provocar síntomas de abstinencia en el bebé (consulte la sección de esta hoja informativa sobre la síndrome de abstinencia neonatal).

Necesito tomar la morfina durante todo mi embarazo. ¿Causará síntomas de abstinencia (síndrome de abstinencia neonatal) en mi bebé después del nacimiento?

La morfina no se ha estudiado bien en relación con los síntomas de abstinencia, llamados síndrome de abstinencia neonatal (NAS, por sus siglas en inglés), en el recién nacido. Sin embargo, los estudios sobre algunos de los otros medicamentos opioides han reportado un riesgo de NAS. Basado en lo que sabemos sobre el riesgo de NAS con otros opioides, es probable que la morfina también tenga un riesgo de NAS en el recién nacido. Desde que no hay buenos estudios sobre la morfina, no sabemos si el riesgo de NAS es más alto o más bajo que con otros opioides mejor estudiados.

NAS es el término utilizado para describir los síntomas de abstinencia en los recién nacidos de los medicamentos que toma una madre durante el embarazo. Para cualquier opioide, los síntomas pueden incluir dificultad para respirar, somnolencia extrema (somnoliento), mala alimentación, irritabilidad, sudoración, temblores, vómitos y diarrea. Los síntomas de NAS pueden aparecer al nacer y pueden durar más de dos semanas. Si es necesitado, los bebés pueden ser tratados para la abstinencia mientras están en el hospital. Si ha usado la morfina en su embarazo, es importante que los médicos de su bebé lo sepan y verifiquen los síntomas del NAS, para que su recién nacido reciba la mejor atención posible.

¿Tomar la morfina durante el embarazo afectará el comportamiento de mi hijo o le causará problemas de aprendizaje?

No hay suficientes estudios sobre la morfina para saber si hay una posibilidad de problemas a largo plazo.

¿Qué sucede si he estado tomando más morfina que la recomendada por mi proveedor de salud?

Los estudios encuentran que las mujeres embarazadas que toman opioides en dosis más altas o durante más tiempo de lo recomendado por sus proveedores de salud (es decir, “uso indebido” o “abuso” de opioides) tienen un alto riesgo de problemas del embarazo. Estos incluyen crecimiento deficiente del bebé, mortinato, parto prematuro y cesárea. Algunas mujeres que abusan de los opioides también tienen otros hábitos que pueden provocar problemas de salud tanto para la madre como para el bebé. Por ejemplo, las malas elecciones de dieta pueden resultar que las madres no tengan suficientes nutrientes para mantener un embarazo saludable y podrían aumentar las probabilidades de aborto espontáneo y nacimiento prematuro. Compartir agujas para inyectar opioides aumenta el riesgo de contraer enfermedades como la hepatitis C y/o el VIH, que pueden atravesar la placenta e infectar al bebé.

¿Puedo amamantar a mi bebé si estoy tomando la morfina?

Posiblemente. Altas cantidades de morfina (hasta 35%) pueden ingresar a la leche materna. Los bebés pueden tener problemas con las cantidades de morfina que podrían estar en la leche materna. Hable con su proveedor de salud sobre su dolor y medicamentos que pueden usarse durante la lactancia.

El uso de algunos opioides en la lactancia puede causar que los bebés tengan mucho sueño y tengan problemas para engancharse en el pezón. Algunos medicamentos pueden causar dificultad para respirar y en algunos casos han causado la muerte. Estos problemas para el bebé se observan con mayor frecuencia con la codeína y el tramadol, pero se pueden ver con la morfina. Si está usando cualquier opioide, debe vigilar a su bebé cuidadosamente. Debe contactar el médico del bebé inmediatamente si su bebé tiene alguno de estos problemas. Asegúrese de hablar con su proveedor de salud acerca de todas sus preguntas sobre la lactancia.

¿Qué hay si el padre del bebé toma la morfina?

En general, es poco probable que las exposiciones que tienen los padres aumenten los riesgos para un embarazo. Para obtener más información, consulte la hoja informativa MotherToBaby Exposiciones Paternas y Embarazo en https://mothertobaby.org/es/fact-sheets/exposiciones-paternas/pdf/

Las Referencias Disponibles Bajo Solicitud