En cada embarazo, las mujeres tienen del 3 al 5 por ciento de probabilidad de tener un bebé con malformaciones congénitas. Esto es conocido como su riesgo imprevisible. Esta hoja habla sobre si exponerse a la hepatitis A y la vacuna contra la hepatitis A podría aumentar el riesgo de malformaciones congénitas más allá del riesgo imprevisible. Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de salud.

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es una infección viral de corta duración Algunos de los síntomas de la enfermedad incluyen cansancio, nausea, vómito, fiebre, dolor abdominal, orina de color oscuro, síntomas parecidos a la gripa y coloración amarilla de la piel (ictericia). A diferencia de otras formas de hepatitis, la hepatitis A no causa problemas hepáticos a largo plazo. Los síntomas tienden a ser leve en los niños y se vuelven más severos si la primera infección ocurre en edad adulta. La hepatitis A es la causa más común de ictericia en el embarazo.

¿La hepatitis A es contagiosa?

Sí, la hepatitis A es muy contagiosa. El virus de la hepatitis A se transmite por las heces de una persona con hepatitis A. Una persona se puede infectar al usar utensilios de cocina/alimenticios, juguetes contaminados o por consumir comida o bebidas contaminadas. Las mujeres embarazadas quienes trabajan en guarderías o viven en una casa con un familiar afectado corren un alto riesgo de contraer la enfermedad. Después de entrar en contacto con la hepatitis A, generalmente toma de 15 a 50 días para desarrollar la enfermedad.

¿Cómo puedo reducir mis probabilidades de infectarme?

Buena higiene puede reducir el riesgo de infección. Siempre lávese las manos con agua y jabón después de usar el baño, cambiar pañales y antes de preparar cualquier tipo de alimentos. Hervir la comida o agua contaminada por un minuto puede matar todos los virus.

La vacuna contra la hepatitis A es la mejor protección y considerada como algo efectivo en los últimos 20 años. También se puede administrar globulina inmune de la hepatitis A si usted ha estado expuesta al virus durante el embarazo y no ha recibido la vacuna. La globulina inmune de la hepatitis A puede reducir la posibilidad de infectarse. La globulina inmune debe administrarse dentro de las dos semanas de haber sido expuesta, pero debe ser administrada tan pronto como sea posible.

Creo que tuve hepatitis A cuando era niña. ¿Puedo desarrollar la infección otra vez?

Una vez que la persona ha tenido la infección de hepatitis A, ésta desarrolla anticuerpos. Estos anticuerpos la protegen contra la infección en el futuro, y la mayoría de las personas no volverán a desarrollar hepatitis A. Si una persona tuvo hepatitis A en la infancia, los síntomas pudieron haber sido leves. Su médico le podrá realizar una prueba de sangre para determinar si usted ha tenido hepatitis en el pasado.

Estoy embarazada y he estado expuesta a hepatitis A. ¿Qué debo hacer?

Lo primero que tiene que hacer es llamar a su médico. Una prueba de sangre se le puede realizar para ver si usted ya tuvo la hepatitis A en el pasado, lo cual probablemente la proteja contra volverla a contraer.

Si la prueba demuestra que usted no ha tenido Hepatitis A en el pasado, su médico pudiera decidir que la inyección de la globulina inmune de la hepatitis A es necesaria. El médico también pudiera darle la vacuna contra la hepatitis A.

Tengo hepatitis A. ¿Dañará esto a mi bebé?

El riesgo de transmitirle a su bebé la hepatitis A parece ser mínimo, pero cuando esto sucede puede causar una infección en el hígado del bebé en desarrollo. No se considera que la hepatitis A cause un aumento de posibilidad aborto espontáneo o malformaciones congénitas. Sin embargo, la infección puede causar complicaciones durante el embarazo, tales como parto prematuro.

¿Puedo recibir la vacuna contra la hepatitis A mientras estoy embarazada?

La vacuna contiene un virus de la Hepatitis A inactivo, no infeccioso y no causa hepatitis A. Por lo general este tipo de vacunas no se consideran que causen un riesgo importante al bebé en desarrollo. Un pequeño estudio realizado no demostró efectos adversos en el desenlace del nacimiento o el desarrollo del niño. Como con cualquier medicamento o vacuna, el riesgo potencial debe considerarse contra los beneficios potenciales. La vacuna se recomienda a personas embarazadas o no embarazadas quienes vayan a viajar a países donde la Hepatitis A es común. También se recomienda para algunas personas quienes trabajen en profesiones de alto riesgo y personas quienes tienen otros factores de riesgo como lo son los factores de coagulación, enfermedades hepáticas crónicas o utilizan drogas ilícitas.

¿Puedo recibir la vacuna contra la hepatitis A mientras estoy embarazada?

La vacuna contiene un virus de la hepatitis A inactivo, no infeccioso y no causa hepatitis A. Por lo general este tipo de vacunas no se consideran que causen un riesgo importante al bebé en desarrollo. Un pequeño estudio realizado no demostró efectos adversos en el desenlace del nacimiento o el desarrollo del niño. Como con cualquier medicamento o vacuna, el riesgo potencial debe considerarse contra los beneficios potenciales. La vacuna se recomienda a personas embarazadas o no embarazadas quienes vayan a viajar a países donde la hepatitis A es común. También se recomienda para algunas personas quienes trabajen en profesiones de alto riesgo y personas quienes tienen otros factores de riesgo como lo son los factores de coagulación, enfermedades hepáticas crónicas o utilizan drogas ilícitas.

¿Qué sucede si me da hepatitis A o recibo la vacuna mientras estoy amamantando?

Puede continuar amamantando si la madre tiene la hepatitis A. Si la madre enferma severamente o le da ictericia, la lactancia debe ser suspendida. Además, el bebé puede necesitar ser protegido con inyecciones de gamma globulina así que es importante que hable con su pediatra. La madre deberá siempre lavarse las manos y tener una buena higiene.

No se cuenta con información específica en el uso de esta vacuna durante la lactancia; sin embargo, no se considera que la vacuna tenga efectos negativos en los bebés amamantados. Asegúrese de hablar con su proveedor de salud acerca de todas sus preguntas sobre la lactancia.

Las referencias disponibles bajo solicitud:

  • Cho GJ, Kim YB, Kim SM, Hong HR, Seol H, Hong SC, OH M Kim HJ. 2013. Hepatitis A virus infection during pregnancy in Korea: Hepatitis A infection on pregnant women. Obstet Gynecol Sci. 56(6): 368-374.
  • D’Acremont V, Tremblay S, Genton B. 2008. Impact of vaccines given during pregnancy on the offspring of women consulting a travel clinic: a longitudinal study. J Travel Med 15(2):77-81.
  • Daudi N, et al. 2012. Breastmilk hepatitis A virus RNA in nursing mothers with acute hepatitis A virus infection. Breastfeed Med; 7:313-5.
  • Duff P. 1998. Hepatitis in Pregnancy. Seminars in Perinatology 22(4):277-283.
  • Elinav E, Ben-Dov IZ, Shapira Y, Daudi N, Adler R, Shouval D, Ackerman Z. 2006. Acute hepatitis A infection in pregnancy is associated with high rates of gestational complications and preterm labor. Gastroenterology 130(4):1129-1134.
  • Hale T. 2012. Medications and Mother’s Milk. Amarillo, TX: Hale Publishing, L.P..
  • Lemon SM. 1997. Type A viral hepatitis: epidemiology, diagnosis, and prevention. Clin Chem 43(8(B)):1494-1499.
  • Moro PL, et al. 2014. Reports to the Vaccine Adverse Event Reporting System after hepatitis A and hepatitis AB vaccines in pregnant women. Am J Obstet Gynecol; 210(6):561.e1-6.
  • Motte A, Blanc J, Minodier P, Colson P. 2009. Acute hepatitis A in pregnant women at delivery. Int J infect Dis 13(2):e49-51.
  • Niu MT, et al. 1998. Two-year review of hepatitis A vaccine safety: data from the vaccine adverse event reporting system (VAERS). Clin Infect Dis 26:1475-1476.
  • Ornoy A, Tenenbaum, A. 2006. Pregnancy Outcome following infections by coxsackie, echo, measles, mumps, hepatitis, polio, and encephalitis viruses. Reprod Toxicol 21 (4): 446-57.