Esta hoja habla sobre la exposición a la hepatitis A y la vacuna contra la hepatitis A durante el embarazo o la lactancia. Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de salud.

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es un virus altamente contagioso que infecta el hígado. El virus de la hepatitis A se propaga a través del contacto con las heces de una persona infectada. Las fuentes comunes de infección incluyen utensilios de cocina / comida contaminados, juguetes contaminados y alimentos y agua contaminados. Las mujeres embarazadas que trabajan en guarderías o que viven en hogares con familiares afectados tienen un aumento en el riesgo de contraer el virus. La hepatitis A es la causa más común de ictericia (coloración amarillenta de la piel) en mujeres embarazadas.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis A?

Después de entrar en contacto con el virus de la hepatitis A, generalmente toma entre 15 y 50 días desarrollar la enfermedad. Los síntomas de infección incluyen fatiga, náuseas, vómitos, fiebre, dolor abdominal, orina de color oscuro, síntomas gripales e ictericia. Los síntomas tienden a ser leves en los niños; pero puede ser más grave en personas que contraen la infección por primera vez como adultos. A diferencia de otras formas de hepatitis, la hepatitis A no causa problemas hepáticos a largo plazo (crónicos).

¿Qué es la vacuna contra la hepatitis A?

La vacuna contra la hepatitis A contiene un virus de hepatitis A inactivado (muerto). La vacuna causa que una persona desarrolle anticuerpos contra el virus y la protege contra el virus en el futuro. La vacuna no causa hepatitis A. La vacuna contra la hepatitis A es recomendada para niños (a la edad de 1 año) y para personas embarazadas y no embarazadas que viajan a países donde la hepatitis A es común. También es recomendada para algunas personas que trabajan en profesiones con alto riesgo de exposición al virus y para personas que tienen otros factores de riesgo, como trastornos del factor de coagulación, enfermedad hepática crónica o que usan drogas ilegales.

¿Cómo puedo reducir la posibilidad de contraer hepatitis A?

Una buena higiene puede reducir la posibilidad de infección. Esto incluye lavarse las manos con agua y jabón después de usar el baño, después de cambiar un pañal y antes de preparar y comer alimentos. Hervir alimentos o agua contaminados durante un minuto puede matar el virus.

La vacuna contra la hepatitis A proporciona la mejor protección contra el virus. Es pensado que la vacuna es efectiva hasta por 20 años. Las personas con exposición reciente al virus que no han sido vacunadas pueden recibir una vacuna de inmunoglobulina contra la hepatitis A para reducir la posibilidad de enfermarse. La inyección debe administrarse lo antes posible dentro de las dos semanas posteriores a la exposición.

¿Teniendo hepatitis A podría aumentar la posibilidad de aborto espontáneo?

No es pensado que teniendo hepatitis A aumente la posibilidad de aborto espontáneo.

¿Teniendo hepatitis A durante el embarazo aumenta la posibilidad de defectos de nacimiento u otras complicaciones del embarazo?

En cada embarazo, una mujer comienza con un 3-5% de posibilidades de tener un bebé con un defecto de nacimiento. Esto es llamado su riesgo imprevisible. No es pensado que la hepatitis A aumente la posibilidad de defectos de nacimiento. La infección podría aumentar la posibilidad de parto prematuro o problemas con la placenta. Hay reportes poco comunes de que el virus pasa al bebé en desarrollo y causa inflamación del hígado del bebé después del parto (hepatitis neonatal). Pero la mayoría de las mujeres que contraen hepatitis A durante el embarazo, y sus bebés, no experimentan complicaciones serias.

¿Puedo amamantar si tengo hepatitis A?

Las madres lactantes pueden continuar amamantando durante la infección por hepatitis A. Si la madre se pone muy enferma o tiene ictericia, es posible que deba dejar de amamantar hasta que se recupere. El bebé puede necesitar inyecciones de inmunoglobulina para protegerse contra el virus. Si contrae hepatitis A mientras amamanta, asegúrese de practicar un buen lavado de manos y otra higiene. Hable con el proveedor de salud de su bebé sobre las mejores formas de protegerlo del virus.

¿Puedo recibir la vacuna contra la hepatitis A mientras estoy amamantando?

Si. Las madres lactantes que reciben la vacuna contra la hepatitis A pueden continuar amamantando. La lactancia no afecta la eficacia de la vacuna en la madre.

Si un hombre tiene hepatitis A, ¿aumenta la posibilidad de infertilidad o defectos de nacimiento?

La hepatitis A no se ha estudiado para determinar los efectos sobre la fertilidad de un hombre. Un padre no puede transmitir la hepatitis A directamente a un bebé durante el embarazo. Sin embargo, un hombre infectado puede transmitir el virus a la madre a través del contacto sexual con ella o al compartir alimentos, bebidas o utensilios. Ambos socios deben practicar un buen lavado de manos y otra higiene. Para obtener más información, por favor consulte la hoja informativa de MotherToBaby Las exposiciones paternas y el embarazo en https://mothertobaby.org/es/fact-sheets/exposiciones-paternas/pdf/

Por favor haga clic aquí para las referencias.