Esta hoja habla sobre la exposición al uso ilícito de cocaína en un embarazo y durante la lactancia.  Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de salud.

¿Qué es la cocaína?

La cocaína es un anestésico local (el calmante para el dolor) y un potente estimulante del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal). La cocaína puede ser inhalada, inyectado o fumado (crack).

He oído que la cocaína puede causar un aborto espontáneo. ¿Es esto cierto?

Sí. En los primeros meses del embarazo, la cocaína puede aumentar las posibilidades de aborto espontáneo. La posibilidad de que esto ocurra puede estar relacionada con la cantidad que la mujer usa durante el embarazo.

Cuando uso cocaína, ¿pasa al organismo de mi bebé también?

Sí. La cocaína cruza la placenta y entra al bebé en desarrollo. La cocaína se puede encontrar en orina, meconio (deposición), cordón umbilical y el cabello del recién nacidos expuestos durante el embarazo. La cocaína se elimina más lentamente del bebé en desarrollo en un embarazo y del recién nacido que en un adulto. Por lo tanto, cocaína queda en el organismo del bebé por largo tiempo.

¿La cocaína causa malformaciones congénitas?

En cada embarazo, una mujer comienza con un 3-5% de probabilidad de tener un bebé con una malformación congénita. Esto se llama su riesgo imprevisible. Los estudios no están de acuerdo sobre si la cocaína aumenta la posibilidad de malformaciones congénitas. Las malformaciones congénitas que se han reportado con el uso materno de la cocaína incluyen anormalidades en el cerebro, cráneo, cara, ojos, corazón, extremidades, intestinos, genitales y vías urinarias. La mayoría de los bebés expuestos a la cocaína durante el embarazo no tienen malformaciones congénitas. El riesgo de una malformación congénita puede ser más probable cuando la madre ha usado cocaína frecuentemente durante el embarazo.

¿Puede causar la cocaína otros problemas para mi bebé?

Sí. La cocaína puede disminuir el suministro de alimentos y oxígeno necesitado para alcanzar al bebé en desarrollo. Los bebés de madres que consumen cocaína durante el embarazo tienden a tener un crecimiento pobre (pesan menos, tienen una longitud más corta y cabezas más pequeñas) que los bebés que nacen sin exposición a la cocaína. Los bebés con bajo peso al nacer tienen más probabilidades de morir en el primer mes de vida que los bebés con peso normal. También es más probable que tengan discapacidades de por vida, incluidos problemas de aprendizaje, visuales y auditivos.

El uso de cocaína puede causar la placenta arrancarse de la pared del útero antes de que comience el parto. Esta condición, llamada desprendimiento de la placenta, puede resultar en un sangrado abundante y puede ser fatal tanto para la madre como para el bebé. La cocaína también puede aumentar el riesgo de parto prematuro (parto antes de la semana 37). Los bebés que nacen prematuramente muchas veces comienzan su vida con problemas serios de salud, especialmente dificultades para respirar. Estos bebés también pueden tener una hemorragia intracraneal (sangrado en el cerebro) antes o poco después del nacimiento, y esto puede causar daño cerebral permanente y otras discapacidades.

La cocaína puede causar problemas significativos en el sistema nervioso central que pueden no aparecer hasta que el niño crezca. Estos efectos pueden incluir problemas con la atención y el autocontrol conductual. Se han informado retrasos en el aprendizaje, una tasa de crecimiento más lenta, dificultades de lenguaje y un aumento en la necesidad de educación especial en la escuela.

Si no puede dejar de usar cocaína durante mi embarazo, ¿mi bebé nacerá adicto?

Es desconocido si el uso de cocaína por el parto causa la abstinencia en el bebé recién nacido. Se ha reportado el uso tardío de la cocaína con síntomas de toxicidad en el bebé recién nacido. Los síntomas incluyen aumento de la irritabilidad, temblores, rigidez muscular, mala alimentación, insomnio e hiperactividad o, en algunos casos, cansancio. Con menos frecuencia, también se han notificado vómitos, diarrea y convulsiones. Los síntomas generalmente comienzan entre 1 y 2 días después del nacimiento. Los síntomas son más graves en los días 2 y 3. Algunos de estos problemas pueden durar de 8 a 10 semanas después del nacimiento o incluso más. Tan pronto como sepa que está embarazada y comience a recibir atención prenatal, informe a su proveedor de salud sobre el consumo de cocaína y solicite ayuda. Si la mujer embarazada no está usando al final de su embarazo, entonces no se esperaría un aumento en el riesgo de estos síntomas para el recién nacido.

¿Qué pasa si uso cocaína y otras drogas al mismo tiempo?

El usar otras drogas, incluyendo el alcohol o cigarrillos, puede hacerle daño al bebé. El efecto combinado de la cocaína y otras drogas pueden ser peor para el bebé en desarrollo que con solamente la cocaína.

¿Hay alguna manera de saber si mi bebé ha sido dañado antes del parto?

Si usted está preocupada que su bebé puede tener una malformación congénita u otro problema debido a su uso de cocaína, hable a su proveedor de salud. Él / ella le puede discutir las pruebas que haya disponibles. Un ultrasonido puede ser utilizado para detectar malformaciones congénitas, el crecimiento del bebé y la ubicación de la placenta. Sin embargo, no hay pruebas disponibles que se pueden hacer prenatalmente para ver si una discapacidad de desarrollo estará presente. El pediatra que cuida a su bebé también debe ser informado sobre cualquier preocupación que tenga.

 ¿Puedo usar la cocaína mientras amamanto?

No. Cuando una madre usa cocaína en cualquier forma, la droga puede entrar en la leche materna. La exposición a la leche materna con cocaína es seria y puede ser peligrosa para un bebé. Un recién nacido no tiene la habilidad de inactivar la cocaína y los infantes pueden tener intoxicación por cocaína después de amamantar. Los síntomas incluyen dificultad para respirar y convulsiones en el bebé. Nunca ponga cocaína en sus pezones para tratar el dolor. Esto es extremadamente peligroso para el bebé y es conocido causar convulsiones. Hable con su proveedor de salud acerca de todas sus preguntas relacionadas con la lactancia.

¿Es un problema si el padre del bebé está usando cocaína cuando me quedo embarazada?

La cocaína aparece en el semen y puede reducir el número de espermatozoides, y aumentar el número de espermatozoides anormales. Esto puede hacerlo más difícil para un mujer embarazarse. La cocaína puede adherírsele al esperma. Esto ha llevado a la sugerencia que el espermatozoide puede llevar cocaína directamente al huevo, causando problemas de desarrollo. Sin embargo, no se han identificado malformaciones congénitas como resultado directo de la exposición paterna a la cocaína. El enfoque más seguro es que un hombre evite el consumo de cocaína tres meses antes de la concepción (cuando el embarazo ocurre) cuando se están desarrollando los espermatozoides. Para obtener más información, consulte la hoja informativa de MotherToBaby Las exposiciones paternas y el embarazo en https://mothertobaby.org/es/fact-sheets/exposiciones-paternas/pdf/.

Por favor haga clic aquí para las referencias.