En cada embarazo, la mujer inicia con un 3 al 5 por ciento de probabilidad de tener un bebé con malformaciones congénitas. Esto es conocido como su riesgo imprevisible. Esta hoja habla sobre si la exposición a la quinta enfermedad podría aumentar el riesgo de malformaciones congénitas más allá del riesgo imprevisible. Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de la salud.

¿Qué es la quinta enfermedad?

La quinta enfermedad, también conocida como eritema infeccioso, es una enfermedad viral que la causa el parvovirus B19 humano. Usualmente afecta a los niños menores de 4 a 14 años. La infección por lo general comienza con una fiebre leve, dolor de garganta y síntomas tipo gripe. Los niños también desarrollan un salpullido de color rojo vivo en la cara que parece que recibieron “una cachetada en la mejilla,” junto con una erupción de salpullido en el cuerpo, brazos y piernas. Cuando los adultos contraen la quita enfermedad, el dolor en las articulaciones es un síntoma común (ocurre más en los adultos que en los niños). La erupción y los síntomas en las articulaciones pueden presentarse varias semanas después de la infección. Una mujer embarazada quien desarrolla síntomas de la quinta enfermedad puede o no puede desarrollar un salpullido facial o en el cuerpo. Algunos adultos (acerca de 20 al 30%) infectados con parvovirus B19 no tendrán los síntomas.

¿Es contagiosa la quinta enfermedad?

Sí, la quinta enfermedad es muy contagiosa. El virus se propaga por contacto con secreciones de la nariz y los pulmones (la mocosa) y por contacto con la sangre. El periodo de incubación (el tiempo entre la infección y el desarrollo de la enfermedad) es entre 4 a 21 días.

Las personas con la quinta enfermedad están en periodo más contagioso antes del comienzo de los síntomas y es poco probable que pueda ser contagiosas después del desarrollo del salpullido. Esto hace difícil el prevenir la exposición.

No recuerdo jamás haber tenido la quinta enfermedad. ¿Deberia ser probada?

Ya que la quinta enfermedad es una enfermedad leve, y la mayoría de la gente es infectada cuando niños, puede ser que muchos adultos no pueden acordarse si alguna vez la tuvieron. Cerca del 50 por ciento de los adultos que han tenido la infección, cuentan con anticuerpos contra el virus y están inmunes. Estos anticuerpos le protege de la infección a usted y su bebe nonato. Una prueba de sangre puede haberse hecho para ver si hay anticuerpos y así saber si usted ha tenido la infección o si no está inmune. Es muy raro que le repita la quinta enfermedad después que la haya tenido.

Creo que no he tenido la quinta enfermedad y soy profesora preescolar. ¿Puedo estar expuesta en mi lugar de trabajo?

Muchas mujeres que trabajan con niños cuentan con anticuerpos contra el parvovirus B19 y no están en riesgo de infección. Usted puede consultar a su médico para que le realice una prueba de sangre para anticuerpos contra el parvovirus B19 para ver si usted está inmune a la quinta enfermedad. Si usted no está inmune a la enfermedad, y trabaja con niños, hay un riesgo que usted será infectada. Usted puede disminuir el riesgo de infección practicando buena higiene como el lavarse regularmente las manos y no compartir alimentos o bebidas.

Mis hijos tuvieron la quinta enfermedad hace más o menos tres semanas y ahora me duelen las articulaciones. Estoy embarazada. ¿Puede ser que tenga la quinta enfermedad?

Sí, es posible que usted tenga la quinta enfermedad. Sin embargo, hay muchas otras causas por las que duelen las articulaciones. Su médico puede considerar el ordenar una prueba de sangre para ver si tiene anticuerpos contra la quinta enfermedad. Si usted no está inmune, usted tiene el 50 por ciento de riesgo de poderse infectar por el contacto con un miembro de la familia infectado. Es importante ser diagnosticado propiamente ya que ayuda al médico vigilar por posibles complicaciones en el embarazo.

Estoy embarazada y las pruebas demostraron que recientemente tuve la quinta enfermedad. ¿Está mi embarazo en algo riesgo para problemas a causa de la infección?

Los estudios demuestran que la mayoría de las mujeres quienes se infectan con la quinta enfermedad durante el embarazo dan a luz bebés sanos. Sin embargo, si una mujer es infectada durante el embarazo, existe hasta el 33% de probabilidad para pasar la infección al bebé. Del 33% infectados prenatalmente, aproximadamente 10% tendrán complicaciones. Hay algunos informes de que la placenta también está infectada. La placenta es el órgano que se desarrolla durante el embarazo y funciona como la conexión de sangre entre la madre y el bebé.

La infección del feto con la quinta enfermedad (si la madre tiene síntomas o no) puede conllevar a la inflamación del corazón (miocarditis) y esto puede dañar la médula espinal y por ende no se pueden producir glóbulos rojos (crisis aplásica). Esto puede resultar en anemia, una condición en la que el organismo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Los fetos con anemia leve generalmente se recuperan. Si el daño cardiaco o la anemia son severos, puede ocurrir hidropesía (exceso de líquido en el tejido del feto) y esto puede conllevar a la muerte fetal. Algunas veces, lo hidropesía desaparece sin tratamiento. En raros casos, un bebé nace sin la habilidad de producir glóbulos rojos y necesitará transfusiones de sangre. Los bebés con hidropesía también pueden tener problemas respiratorios al nacer.

En un pequeño número de casos, puede ocurrir pérdida fetal. Infección en las primeras 20 semanas de embarazo tiene hasta de un 10-15% de posibilidad de perder el feto, pero este riesgo disminuye entre el tercer trimestre. La infección después de 20 semanas de gestación también lleva un riesgo; aunque probablemente inferior, para la pérdida fetal.

Se han informado problemas de neurodesarrollo en un porcentaje más pequeño de embarazos infectados que desarrollan complicaciones.

Tuve la quinta enfermedad en mi embarazo. ¿Hay algunas pruebas que yo puedo tener para ver si mi bebé está bien?

Un ultrasonido puede revelar si el bebé tiene hidropesía y puede ver la cantidad del líquido amniótico alrededor del bebé. Una serie de ultrasonidos durante varios meses después del periodo de infección pueden ser útiles. Su médico podrá querer realizarle otras pruebas para determinar si el bebé tiene anemia, como usar la prueba del ultrasonido para medir el flujo de sangre por medio de un vaso sanguíneo en el cerebro del bebé. Sus proveedores de salud la ayudará a determinar qué pruebas o exámenes son adecuados para su embarazo.

¿Qué hay si el padre del bebé tiene una quinta enfermedad?

No hay estudios sobre cómo el parvovirus puede afectar la habilidad de un hombre para embarazar a su pareja. Sin embargo, ya que la quinta enfermedad es contagiosa, si su pareja ha sido diagnosticada con la quinta enfermedad, hable con su proveedor de salud acerca de hacerse pruebas. Por lo general, las exposiciones del padre son pocos probables que aumenten los riesgos a un embarazo. Para más información, por favor vea la hoja informativa de MotherToBaby sobre Las exposiciones paternas y el embarazo en https://mothertobaby.org/es/fact-sheets/exposiciones-paternas/pdf/.

Mi perro tiene una infección parvovirus. ¿Puedo contagiarme de él?

No. El parvovirus de perro es diferente del parvovirus humano. El parvovirus de gato también es diferente. Las mujeres embarazadas están en riesgo solo por el parvovirus que infecta a los humanos.

Haga clic aquí para ver las referencias.