Esta hoja habla sobre las exposiciones paternas y el embarazo. Con cada embarazo, las mujeres tienen del 3 al 5 por ciento de probabilidad de tener un bebé con defectos congénitos. Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de la salud.

¿Qué es una “Exposición Paterna?

Una exposición paterna es a todo lo que el padre del bebé esté expuesto antes o durante del embarazo de su pareja. Esto incluye cosas como el alcohol, tabaco y otros fármacos, tratamientos de quimioterapia o radiación (para condiciones como el cáncer), exposiciones en el lugar de trabajo y prescripciones o medicamentos sin receta médica.

¿Las exposiciones paternas causan problemas relacionados con el embarazo?

Sí. Algunas exposiciones pueden afectar la habilidad del hombre para procrear un hijo al cambiar los espermatozoides. Estos cambios incluyen el tamaño o forma del espermatozoide, el número de éstos que se producen o cómo funcionan. Dichos cambios pueden causar infertilidad, retraso en la posibilidad de embarazarse o pérdida prematura del embarazo de su pareja.

¿Las exposiciones paternas antes o en el momento de concepción causan malformaciones congénitas?

Algunas exposiciones pueden causar cambios en el espermatozoide del hombre. Por ahora no hay evidencia que las exposiciones paternas en el momento en que el embarazo se conciba aumente el riesgo de tener bebés con malformaciones congénitas.

¿Las exposiciones paternas durante el embarazo de una mujer pueden causar malformaciones congénitas?

El padre no comparte conexiones sanguíneas con el embarazo, así que los medicamentos o químicos que estén en su organismo no llegan al bebé en desarrollo. Las substancias a las que el padre esté expuesto se podrán encontrar en pequeñas cantidades en el semen. No se teme que la relación sexual durante el embarazo resulte en una gran exposición a la mujer embarazada como para aumentar el riesgo de malformaciones congénitas.

¿Puede el uso del padre de alcohol, tabaco o otros fármacos afectar mi embarazo?

Estas sustancias pueden afectar el espermatozoide pero ninguna de éstas está asociada con riesgos de malformaciones congénitas.

¿Pueden los tratamientos de quimioterapia y radiación para el cáncer que se administran al padre afectar mi embarazo?

La producción de espermatozoides con frecuencia se ve afectada durante el tratamiento del cáncer. La producción de espermatozoides puede volver a la normalidad después de ciertos tratamientos de quimioterapia o radiación, pero existe la posibilidad de que no sea así.

Los hombres que se vayan a someter a tratamientos del cáncer podrían considerar el banco de espermatozoides antes de comenzar el tratamiento. Se recomienda que los hombres que estén recibiendo quimioterapia esperen, por lo menos tres meses después de la terminación del tratamiento antes de tratar de engendrar un hijo. A la fecha no hay estudios que demuestren un aumento en malformaciones congénitas en hijos cuyos padres fueron tratados para el cáncer.

¿La exposición en el lugar de trabajo del padre puede afectar mi embarazo?

Se han realizado una serie de estudios para analizar la salud de los hombres quienes están expuestos a varias sustancias en el lugar de trabajo, incluyendo el plomo, solventes orgánicos, pesticidas y radiación. Algunos estudios sugieren que dichas exposiciones pueden estar asociadas con una disminución de la producción de espermatozoides, un aumento en anormalidades de los espermatozoides, disminución en la fertilidad y un aumento en el riesgo de abortos espontáneos en las parejas de estos trabajadores. Sin embargo, ninguna de las exposiciones en el lugar de trabajo en los hombres han sido relacionadas con un aumento en el riesgo de malformaciones congénitas.

Los hombres expuestos a metales pesados, pesticidas y otros químicos en el lugar de trabajo pueden llevar estos agentes en sus ropas y zapatos a sus hogares. Éstos pueden causar exposición directa a sus parejas antes o durante el embarazo. No hay información disponible a la fecha en lo que se refiere a aumentos en malformaciones congénitas debido a estas exposiciones. Como medida de precaución, los padres quienes estén expuestos a metales pesados o químicos en el lugar de trabajo podrían elegir cambiarse de ropa y zapatos antes de llegar a casa.

Referencias Seleccionadas:

  • Bellinger DC 2005. Teratogen update: lead and pregnancy. Birth Defects Res A Clin Mol Teratol 73(6):409-20.
  • Brent R 2009. Saving lives and changing family histories: appropriate counseling of pregnant women and men and women of reproductive age, concerning the risk of diagnostic radiation exposures during and before pregnancy. Am J OB/GYN 200(1):4-24.
  • Colie CF 1993. Male mediated teratogenesis. Reprod Toxicol 7:3-9.
  • Cordier S 2008. Evidence for a role of paternal exposures in developmental toxicity. Basic Clin Pharmacol Toxicol 102(2):176-81.
  • Friedman JM 2003. Implications of research in male0mediated developmental toxicity to clinical counselors, regulators, and occupational safety officers. Advances in Male Mediated Developmental Toxicity, edited by Bernard Robaire and Barbara F. Hales. Kluwer Academic/Plenum Publishers.
  • Polifka J and Friedman JM 2003. Developmental toxicity of ribaviran/IFα combination therapy: is the label more dangerous than the drugs? Birth Defects Research (Part A) 67:8-12.
  • Sallmé M et al. 2000. Time to pregnancy among the wives of men occupationally exposed to lead. Epidemiology 11(2): 141-7.
  • Savitz DA et al. 1997. Male pesticide exposure and pregnancy outcome. Am J Epidemiol 146(12):1025-36.
  • Tielemans E, et al. 1999. Occupationally related exposures and reduced semen quality: a case-control study. Fert Steril 71:690-696.
  • Trasler JM and Doerksen T. 1999. Teratogen Update: Paternal exposures-reproductive risks. Teratology 60(3):161-72.
  • Vine MF 1996. Smoking and male reproduction: a review. Int J Androl 19(6):323-37.
  • Zhu JL et al. 2006. Occupational exposure to pesticides and pregnancy outcomes in gardeners and farmers: a study within the Danish National Birth Cohort. J Occup Environ Med 48(4):347-52.