En cada embarazo, las mujeres tienen del 3 al 5 por ciento de probabilidad de tener un bebé con malformaciones congénitas. Esto es conocido como su riesgo imprevisible. Esta hoja habla sobre si exponerse a la E. coli podría aumentar el riesgo de malformaciones congénitas más allá del riesgo imprevisible. Esta información no deberá usarse como un sustituto del cuidado médico o los consejos de su proveedor de salud.

¿Qué es la Escherichia coli (E. coli)?

La Escherichia coli (E. coli) es un grupo de bacterias que vive en el colon (la tripa/el intestino) y la vagina. Existen muchos tipos (cepas) diferentes de la bacteria E. coli. La mayoría de cepas no son dañinas para los humanos, pero algunas pueden causar enfermedades severas. Algunas de las formas en que la gente puede infectarse con E. coli son:

  • Comer fruta y verduras crudas contaminadas y sin lavar
  • Beber leche y jugos de frutas no pasteurizados o sidra
  • Comer quesos suaves hechos de leche sin pasteurizar
  • Comer carne cruda y no bien cocida
  • Beber o nadar en agua infectada
  • Tocar heces de animales infectados de granja o zoológicos

¿Cuáles son los síntomas de la infección por E. coli?

Muchas personas no se enfermarán después de la exposición a E.coli. Algunas personas sufrirán de dolores de estómagos, fiebre, diarrea, y/o vómitos. En casos severos, pueden tener diarrea con sangre, lo cual requiere de atención médica inmediata. Raras veces las personas con infección por E. coli pueden desarrollar alguna forma de insuficiencia renal conocido como síndrome urémico hemolítico. Esta condición es un problema severo de salud y puede conllevar a daños al riñón y muerte.

¿Cómo se diagnostica y trata la infección por E. coli?

Si usted tiene síntomas de infección por E. coli, un proveedor de salud le hará una muestra de heces (fecales). La mayoría de las personas sanas se recuperan en un par de días sin necesidad de medicamentos.

¿Causa la E. coli malformaciones congénitas o complicaciones en el embarazo?

La información es limitada, pero la infección por E. coli en la madre no ha sido asociada con una alta posibilidad de malformaciones congénitas en los humanos. Ya que la diarrea causa que el organismo pierda muchos líquidos, las mujeres embarazadas con infección por E. coli pueden deshidratarse fácilmente. En casos muy raros, pueden comenzar a sangrar severamente. Puede haber un riesgo de aborto espontáneo, ruptura prematura de las membranas (el saco amniótico, que contiene el líquido amniótico alrededor del bebé en desarrollo, se rompe), parto prematuro o mortinato con severa infección por E. coli. También hay reportes de que la E. coli causa bajo peso al nacer. Si usted considera que tiene una infección por E. coli, usted deberá ver a su proveedor de salud inmediatamente para que la pueda ser diagnosticada y tratada si es necesario.

¿Cómo puedo prevenir una infección por E. coli?

  • Siempre lávese las manos con agua y jabón después de usar o limpiar el baño, cambiar pañales, manipular toallas o sábanas sucias o tocar animales o artículos en el entorno de los animales.
  • Siempre lávese las manos después de haber tocado carne cruda.
  • Limpie cualquier lugar tocando carne cruda con desinfectante o cloro y una solución de agua.
  • Cocine bien la carne, sobre todo la carne molida de res, a unos 160°F.
  • Lave bien todas las verduras y frutas antes de comerlas.
  • Beba solamente leche, jugos y sidras que han sido pasteurizados.
  • Evite tragar agua cuando está nadando.

Tengo infección por E. coli. ¿Puedo amamantar a mi bebé?

Sí. La bacteria del E. coli no entra en la leche materna, así que está bien continuar amamantando. Hay factores inmunológicos importantes en la leche materna que puede ayudar a proteger a su bebé de infecciones. Tener diarrea y otros síntomas de una infección por el E. coli pueden causar una disminución en la producción de su leche, así que beba muchos líquidos. Asegúrese de lavarse bien las manos antes de cargar o amamantar a su bebé. Si le da diarrea a su bebé u otros síntomas de la infección por la E. coli, póngase en contacto con su pediatra inmediatamente. Asegúrese de hablar con su proveedor de salud acerca de todas sus opciones para la lactancia.

Las referencias disponibles bajo solicitud.