Por Chris Stallman, Consejera de Genética para MotherToBaby Arizona

En algún momento en nuestra vida, la mayoría hemos escuchado de que es bueno “comer saludable.” Esto tiene diferente significado para cada persona. Para algunos, eso significa comer menos comida chatarra y comer alimentos densos en nutrientes; para otros significa hacer cambios en la dieta para reducir las cantidades de sodio o el comer alimentos que reducen el colesterol. No importando el historial médico, comer saludable es algo que todos somos motivados a hacer, y es especialmente importante para las mujeres que están embarazadas o lactando. Sin embargo, mujeres que sufren de trastornos alimenticios pueden encontrarse en una situación aún más difícil cuando quedan embarazadas o durante la lactancia. La situación se complica no solo con lo que comen, pero también con las cantidades y que tan a menudo deben de alimentarse.

Hace unos años atrás, recibí una llamada de una mujer llamada “Alice.” Ella llamó a MotherToBaby porque estaba tomando un medicamento para la presión alta y quería saber si este afectaría su embarazo. Después de hablar un rato, ella mencionó que su presión estaba alta porque estaba ganando peso rápidamente por comer en exceso compulsivamente. Ella también mencionó que el comer en exceso compulsivamente era ya un hábito y no sabía cómo parar de hacerlo. A ella le preocupaba como esto afectaría no solo su salud, pero la de su bebe también. Cuando le pregunté qué recomendación había recibido de su médico, ella me dijo que le daba miedo hablar de este tema con su partera.

¿Qué es un trastorno alimenticio?
Un trastorno alimenticio es un trastorno psicológico que abarca serios disturbios en el comportamiento al alimentarse. Hay muchos tipos de trastornos alimenticios. Algunos de los más comunes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, comer en exceso compulsivamente (también conocido como “atracones”) y pica (ingestión de materiales no comestibles).

La Anorexia Nerviosa –es la reducción y restricción de alimentos, lo que resulta en baja de peso corporal. Un 0.9% de mujeres en los Estados Unidos sufren de anorexia alguna vez en su vida.

La Bulimia Nerviosa –Incluye episodios de atracones (comer mucha comida rápidamente y sentirse fuera de control al comer) y purga (lo que incluye el vómito forzoso, dejar de comer, ejercitar excesivamente y el uso de laxantes y diuréticos).

Atracones –Comer en exceso compulsivamente sin purga. Un 2.8% de adultos en los Estados Unidos sufren de este trastorno alguna vez en su vida.

Pica –Antojo y consumo de substancias sin ningún valor nutritivo (como el hielo, barro, papel o tierra) por al menos un mes. La cantidad de mujeres afectadas por Pica es desconocida, pero se sabe que es más común en las mujeres embarazadas que las que no están embarazadas. También es más común en los países en desarrollo que en los Estados Unidos.

Los trastornos alimenticios generalmente son difíciles de identificar, especialmente durante y después del embarazo. El estigma alrededor de los trastornos alimenticios puede hacer difícil que las mujeres admitan que tienen este problema. Encima de esto, los proveedores de salud pueden carecer del conocimiento necesario para identificar desórdenes alimenticios.

¿Puede un trastorno alimenticio afectar mi embarazo?
Llevar una dieta balanceada y saludable durante el embarazo es muy importante para el desarrollo y crecimiento del bebe. La buena nutrición también puede minimizar algunos de los síntomas del embarazo, como la náusea y el estreñimiento. Ciertos comportamientos de trastornos alimenticios pueden causar complicaciones para la mujer embarazada, y puede llegar a requerir hospitalización u otro tipo de cuidado especial. Por ejemplo:

  • No comer adecuadamente y/o la reducción de calorías puede causar baja de energía y deficiencias nutricionales para la madre, así como el nacimiento de un bebe con peso muy bajo.
  • El vomitar puede causar deshidratación, desbalance de electrolitos, dolor de garganta, dolor de estómago, daño dental, daño a las encías y ruptura del esófago de la madre.
  • El uso de laxantes/diuréticos puede causar deshidratación, desbalance de electrolitos, dependencia al laxante y daño a algún órgano en el cuerpo de la madre.
  • Ejercicio excesivo puede causar fatiga, dolor de músculos/inflamación, deshidratación y sobrecalentamiento en la madre.
  • Atracones pueden hacer que gane peso excesivamente, causar diabetes gestacional, subir la presión (y otras complicaciones) en la madre y causar que él bebe nazca con sobrepeso.
  • El comer substancias sin valor nutritivo (Pica) puede interferir con la absorción de nutrientes, y pueden contener substancias tóxicas o parásitas que pueden dañar a la madre o al bebe.
  • Los problemas de salud mental, como la depresión o ansiedad, van de la mano con los trastornos alimenticios. De acuerdo al Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras (ACOG por sus siglas en ingles), “La depresión durante el embarazo ha sido asociada con el nacimiento prematuro del bebe, problemas de crecimiento en el feto, nacimiento de bebe con bajo peso y otras complicaciones después del nacimiento.”

¿Y cómo afecta esto en la lactancia?
Es importante que todas las madres consuman suficientes calorías de alta calidad. Cuando una mujer está lactando, su cuerpo necesita la energía necesaria para producir suficiente leche para él bebe. Las mujeres que no consumen suficientes calorías tienen problemas de baja producción de leche. Con respecto a Pica, substancias sin valor nutricional pueden contener algo dañino para él bebe, como lo es el plomo.

Estudios han demostrado que las mujeres que tienen un trastorno alimenticio durante la lactancia, suelen a discontinuar la lactancia en los primeros 6 meses después del parto. Sin embargo, es posible que mujeres con trastornos alimenticios puedan continuar lactando con éxito a sus bebes, aun cuando están tomando medicamentos. La llave es encontrar el apoyo necesario, el cual puede ser provisto por su médico (doctores, enfermeras, consejeras de la lactancia), familia, amigos y grupos de apoyo (en línea, por teléfono y en persona).

¿Qué se puede hacer?
Si usted ha sido diagnosticada con un trastorno alimenticio, o piensa que usted sufre de alguno, hable con su proveedor de la salud. Usted no está sola. Hay muchos recursos disponibles para ayudarle a alcanzar el bienestar suyo y el de su bebe.

Todas las mujeres embarazadas o en lactancia deben de enfocarse en tomar la cantidad correcta de calorías diarias, la cual puede ser diferente para cada persona. Hable con su proveedor de salud para determinar cuál es la cantidad ideal para usted. También, existe una variedad de recursos disponibles para ayudar a educar a las mujeres acerca de cómo escoger comida saludable. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) tiene un sitio en línea para ayudar a las madres embarazadas a escoger opciones de comida saludable: https://www.choosemyplate.gov/moms-pregnancy-breastfeeding. También hay información acerca de comida/bebidas que se deben de evitar o limitar en orden para ganar el peso apropiado, y también consejos en el ejercicio adecuado. https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/control-de-peso/consejos-futura-mama.

¿Entonces qué pasó con Alice?
Ella continúo llamando durante todo su embarazo y durante la lactancia. Después de nuestra primera conversación, ella le dijo todo a su partera. Alice terminó desarrollando diabetes gestacional, pero bajo el cuidado de su partera, nutricionista y consejero, ella pudo controlar la subida de peso, el azúcar y su presión alta. Ella dio a luz a un bebe sano y continúa trabajando con su equipo de apoyo durante la lactancia. Ella me agradeció por la sugerencia de pedir ayuda, y dice que ahora está más cerca de encontrar lo que todos andamos buscando – balance.

Chris Stallman is Consejera de Genética certificada con base en el área de Tucson, Arizona y es una madre orgullosa de tres hijos. Ella actualmente trabaja para La Universidad de Arizona como Especialista en Información de Teratología en MotherToBaby Arizona, antiguamente conocida como la Lina de riesgo durante el embarazo. Su experiencia como consejera incluye genética prenatal y cardiaca. Ella también ha servido en la posición de presidente del comité de educación.

Acerca de MotherToBaby
MotherToBaby es un servicio de la Organización de Especialistas en Información de Teratología (OTIS), un recurso sugerido por varias agencias incluyendo los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Si usted tiene preguntas sobre las exposiciones durante el embarazo y la lactancia, llame gratuitamente a MotherToBaby al 866-626-6847 o comuníquese por texto a nuestro nuevo número de texto (855) 999-3525. Usted también puede visitar nuestra página web www.MotherToBaby.org/es para ver una colección de hojas informativas relacionadas con docenas de virus, medicamentos, vacunas, alcohol, enfermedades, u otras exposiciones durante el embarazo y la lactancia materna. Conéctese con todos nuestros recursos descargando la nueva app gratuita de MotherToBaby, disponible en las tiendas de Android e iOS.

Las referencias:

Hudson, J. I., Hiripi, E., Pope, H. G., & Kessler, R. C. (2007). The prevalence and correlates of eating disorders in the national comorbidity survey replication. Biological Psychiatry, 61(3), 348–358.

Bye, A., Shawe, J., Bick, D., Easter, A., Kash-Macdonald, M., & Micali, N. (2018). Barriers to identifying eating disorders in pregnancy and in the postnatal period: a qualitative approach. BMC Pregnancy and Childbirth, 18, 114. http://doi.org/10.1186/s12884-018-1745-x

Dos Santos AM, Guerra Benute GR, Oliveira dos Santos N, Yamamoto Nomura RM, Souza de
Lucia MC, Vieira Francisco RP. Presence of eating disorders and its relationship to anxiety and depression in pregnant women. Midwifery. Midwifery. 2017 Aug;51:12-15.

Women’s Health Care Physicians. (2012, July). Retrieved July 9, 2018, from https://www.acog.org/Patients/FAQs/Depression#affect

Torgersen L1, Ystrom E, Haugen M, Meltzer HM, Von Holle A, Berg CK, Reichborn-Kjennerud T, Bulik CM. (2010). Breastfeeding practice in mothers with eating disorders. Matern Child Nutr. 2010 Jul 1;6(3):243-52. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20929496

Eating Disorders. (n.d.). Retrieved July 9, 2018, from https://www.nimh.nih.gov/health/topics/eating-disorders/index.shtml

Healthy Pregnant or Postpartum Women. (2015, June 04). Retrieved July 9, 2018, from https://www.cdc.gov/physicalactivity/basics/pregnancy/index.htm

Stanford Children’s Health. (n.d.). Retrieved July 9, 2018, from http://www.stanfordchildrens.org/en/topic/default?id=nutrition-during-pregnancy-85-P01227